Horarios

HORARIO GREMIAL: Lunes a viernes de 8 hs. a 17 hs.

HORARIO ADMINISTRATIVO: Lunes a viernes de 8 hs. a 15 hs.

Coseguro: presentacion del 1 al 18 de 9:30 a 14:30hs.
(dia 19 no se recibe ni se reintegra)

Cobro del coseguro: del 20 al 28 de 11:30 a 14:30 hs.


CENTRO DE JUBILADOS

De lunes a viernes de 10 a 14hs

Presidente: Agustin Vargas

Tel: 0223-155938605


ATE MIRAMAR


ATE BALCARCE

Calle 19 Nº 478 e/12 y 14


DPTO. de SALUD LABORAL

Todos los Jueves de 10 a 16hs
saludlaboral@atemdp.org.ar

ninguna


El sindicalismo como garantía de progreso social PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Jueves, 18 de Julio de 2019 17:33

Respuesta a lo publicado en el 

Diario La Capital el 15/07/2019

Ver articulo al que se hace referencia


En las últimas semanas el gobierno nacional y los medios afines a su gestión han desatado una violenta campaña de desprestigio y agravios sobre los trabajadores, las trabajadoras y sus representantes. Dicha campaña tiene lomo objetivos, por un lado preparar el terreno para volver a la carga con la Reforma Laboral y por otro buscar un chivo expiatorio al rotundo fracaso de la gestión de la Alianza Cambiemos en medio de la aventura emprendida en busca de la reelección.

 

Como parte de esta campaña en las últimas horas distintos medios publicaron un artículo que indica a “El sindicalismo como enemigo del progreso”, en el cual se vierten una serie de argumentos, equívocos y simplistas. tendientes a justificar la flexibilización laboral y la apertura de exportaciones como vías al desarrollo de la nación.


A lo largo del citado artículo su autora, Elena Valero Narváez, difama al movimiento obrero argentino transcribiendo una serie de prejuicios y generalizaciones de nulo rigor científico indicando al sindicalismo argentino como el responsable de la crisis que vive el país y negando que sin el alto nivel de conciencia y organización alcanzado por las y los trabajadores de nuestra patria difícilmente de hubieran alcanzado derechos tan elementales como las 8hs laborales, aguinaldo o vacaciones pagas.


De hecho, estudios realizados en el mismísimo Estados Unidos, reflejo principal de este gobierno, marcan un dato importante: “A medida que disminuyen las tasas de afiliación sindical, los ingresos de la clase media se reducen” (Karla Walter, Senior Policy Analyst, and David Madland, Director of the American Worker Project at the Center for American Progress Action Fund.)


El mismo estudio indica que en el país del norte “Los críticos afirman que los sindicatos no son importantes para la economía moderna, con solo el 12 por ciento de los trabajadores actualmente sindicalizados, pero la verdad es que si te preocupas por la clase media, tienes que preocuparte por los sindicatos.


La clase media es notablemente más fuerte cuando los trabajadores se unen en sindicatos.”


La autora afirma también que “Los instrumentos tradicionales del poder sindical, la negociación colectiva y el paro han perdido la fuerza porque empeoran la industria y aumentan el desempleo” cuando la realidad marca que si estos instrumentos han perdido fuerza justamente es producto de la desindustrialización, la precarización y el aumento generalizado del desempleo generado por las políticas de apertura irrestricta implementadas en el país desde mediados de la década de 1970.



No es de extrañar que estos análisis se difundan justamente en momentos donde se quiere implementar una nefasta reforma laboral y del sistema jubilatorio.


Si somos provocadores de inflación ¿cómo se explica que en época de recesión con ajuste, con pérdida de salarios y puestos de trabajo haya una inflación cada vez mayor? Habrá que ir por otros caminos, la culpa no es de los trabajadores.


Tratados de libre comercio anunciados con bombos y platillos, como parte de una acuerdo beneficioso para nuestro país, es claramente una falacia que está precedida por años de historia donde los términos desiguales de intercambio con Europa, EEUU o China nos han sumido en un papel periférico de la economía mundial como mero exportador de materia prima, con rasgos de expoliación y extractivismo de los recursos naturales; y sin posibilidad de aportar valor agregado debido a la gran brecha que hay de industrialización e inversión tecnológica. A esto se suma la destrucción de la ciencia y técnica nacional con lo que todo queda librado a la inversión de grupos económicos transnacionales o del Estado. Los primeros, dedicados a la especulación financiera más que a la producción. El segundo siempre una mala palabra para los sectores concentrados de la economía.


“Corea del Sur, Taiwan, Singapur, han disfrutado de elevadas tasas de crecimiento económico por haber adoptado políticas orientadas hacia afuera. O sea, el nivel de vida de un país depende de su capacidad para producir bienes y servicios por lo cual un gobierno debe dedicarse a aumentar la capacidad productiva del país” dice Valero Narváez en el artículo al que hacemos referencia.


¿En serio debemos compararnos con el sudeste asiático? ¿Una economía sustentada en el trabajo infantil y la sumisión de los trabajadores a condiciones salariales paupérrimas? Podríamos observar que son economías en crecimiento pero donde la riqueza se reparte entre muy pocos empresarios, y donde las condiciones salariales de los y las trabajadoras son pésimas, y serían aun más sin los sindicatos.


Está claro que nuestro país necesita un cambio de política económica y social, que se oriente a la industrialización agregando valor a la cadena productiva,  pero con un reparto más equitativo de la riqueza, principalmente porque son los trabajadores los que la generan y no el capital. Así, la especulación financiera no tendría las ganancias extraordinarias que tiene por un caos provocado en la economía para obtener la mayor renta sin ninguna inversión ni trabajo.


En este sentido, los sindicatos son fundamentales como protagonistas activos de la fuerza de trabajo organizada que procura, antes que nada, que los argentinos gocemos de los frutos de nuestro trabajo y que no haya hambre en un país que produce alimentos para 400 millones de personas.


Y el Estado también es fundamental cuando funciona como garante de la distribución equitativa de la riqueza, la cobertura social y evitando la expoliación de los recursos naturales de nuestro territorio.

Última actualización el Jueves, 18 de Julio de 2019 18:18
 
 

Compartí este contenido

Libros en venta

Banner
Banner
Banner
Asociación Trabajadores del Estado - Seccional Mar del Plata - 20 de Septiembre 1342 - Tel: 472-4135 / 155-231488